sábado, 12 de septiembre de 2015

El Principito y sus propios textos apócrifos




En enero del año 2015, el texto "El Principito"  de Antoine de Saint-Exupéry, ha pasado a ser de Dominio Público,  por cumplirse más de cincuenta años de la muerte de su autor, de acuerdo a las leyes de Copyright de muchos países. Vaya a saber una si es por esa razón que algunas personas se han tomado la atribución de modificar segmentos, cortarlos, acomodarlos, recrearlos e inventar segmentos nuevos con total libertad y desparpajo y luego esparcirlos por la red.

Abundan carteles elaborados con citas extraídas del texto, que en ocasiones no son verdaderas, y de un tiempo a esta parte, han  aparecido también "Recreaciones Literarias" esto es: relatos inventados  basados en algunos pasajes del libro  o en algún personaje; sobre todo en la relación  "Principito y el zorro" y "Principito y la rosa". 

He leído a algunos trabajos en los cuales sus autores, inspirados en el libro en cuestión, desarrollan largos discursos de su propia y particular moralidad o espiritualidad según el caso del cual se trate.  Cada quien es libre de escribir lo que quiera,  distribuirlo y esparcirlo a los cuatro vientos si le acomoda, pero hacerlo amparados en un texto de reconocida fama mundial, usar las mismas imágenes y hasta tratar de imitar "el estilo" de las conversaciones sostenidas por los personajes del libro o usar trozos de frases que sí aparecen en el libro pero que son modificadas, sesgadas o ampliadas a gusto de cada quien... me parece simplemente un aprovechamiento. La figura literaria de la "recreación" existe, sin embargo hay que tener sumo cuidado pues es un recurso a veces muy manoseado; que  mal usado traspasa fácilmente la sutil línea entre una "recreación literaria" y el plagio abierto. 

Pese a todo, la culpa, dice un  refrán popular del campo,  no la tiene el chancho... sino el que le da afrecho, pues bien, el asunto que me causa asombro, aún, es que no importaría que existieran miles de textos apócrifos en torno a El Principito; no importaría que sus creadores, por las razones que fueran, no aclararan  con suficiente y debido  énfasis que   se trata de una recreación... siempre y cuando los lectores  que se dicen tan fans del texto estuvieran atentos y no acabaran creyendo que todo lo que cae en sus manos con una imagen del libro corresponde al mismo, sin mayor análisis. 

He  revisado la fuente original de algunas de estas recreaciones y, efectivamente, salen de sus autores con esa nota al margen o al comienzo: Dicen claramente "Recreación Literaria de Fulano de tal " pero asombra que aún en esos casos existan lectores que comentan que el texto "sacado de El Principito" les ha encantado... Y de ahí, a  seguir esparciendo el texto omitiendo que es una recreación y el nombre de quien lo hizo, hay un sólo clic de distancia... 

En lo puntual, ya circula profusamente un texto de recreación literaria bajo el título "El Principito, querer y amar" (también lo he encontrado como "El Principito y la rosa"). No  lo incluyo acá porque es bastante largo. A pesar que la creadora, Viviana Baldo,  especificó desde un comienzo que se trataba de una recreación; hay personas que insisten en difundir, ya privado de las aclaraciones de ser una recreación, que este texto pertenece al libro original y se explayan incluso en alabar "el bonito texto de Antoine  de Saint-Exupéry"... Es cuestión de gustos, en lo que a mí respecta, hay cosas que no son necesarias; como hacer una recreación del diálogo de El Principito con su flor, como un largo  discurso que considero tienen demasiados mensajes y lugares comunes, pero eso claro, es sólo mi apreciación personal. Es un hecho que a otros personas le ha gustado bastante.

El asunto es que  esos lectores que "encuentran bonito un texto" y pasan  por alto que al final  o al comienzo de éstos  dice "Recreación literaria"  son los que terminan haciendo copy/paste sin asco alguno y luego, omitiendo el detalle de que es una recreación, no hayan nada mejor que rematarlo con la referencia del texto de Antoine De Saint-Exupéry. Así, lo comparten hacia otros usuarios que muchas veces tampoco ponen en duda la veracidad del asunto y siguen  esparciendo lo que a esa altura ya no es una Recreación Literaria sino simplemente un Falso Texto ¡Vamos! que el libro original no tiene mil páginas como para no recordar que hay citas que " no nos suenan" que pertenezcan al libro, sobre todo para aquellos que dicen  lo tienen de libro de cabecera o lo han leído una y otra vez a lo largo de sus vidas... No es un largo trabajo; dependiendo de la edición, son poco menos de cien páginas, dibujos incluídos. Además, sus pasajes son breves; ninguno de los personajes da largos y sesudos discursos ni dicta cátedra sobre el bien y el mal ni deja supuestas moralejas de manera tan obvia.  ¡Y qué importa! podría preguntarse alguien. Pues nada, no se acabará el mundo ni se detendrán las guerras si a eso se refiere, nada terrible pasará, sólo que se ayuda a arruinar un hermoso y especial trabajo esparciendo por ahí trozos falsamente atribuidos al libro original. 

El Principito es considerado por algunos como un libro infantil sobre valorado, ya sabemos que en gustos y colores no hay nada escrito en piedra. Para otros, en cambio, es una bella y significativa obra infantil, lo cual me parece, nunca fue la intención del autor (sin menospreciar por ello las obras infantiles claro está, todo lo contrario, hacer bueno textos infantiles es dificilísimo). Mas,  en los hechos y al  paso de los años, la obra se ha ido haciendo cada vez más universal y transversal en términos etarios. En lo que a mí respecta es de aquellos textos que a cualquier edad puedes leer sin sentirte fuera del grupo al que el libro fue dirigido. Ha pasado a ser patrimonio de todos; estropearlo es estropear parte del patrimonio literario. 

Que el texto esté liberado No significa que podamos destrozarlo, sólo significa que los derechos de autor caducaron,  tal y como explican en el portal publicdomainreview.org quienes el primero de enero de cada año celebran el Día del Dominio Público:
“Debido a la expiración del plazo de protección del derecho de autor sobre las obras producidas por autores que murieron varias décadas antes, miles de obras pasan a ser de dominio público - es decir, su contenido ya no es propiedad de o controlada por nadie, pero más bien se convierte en un tesoro común”.

En ninguna parte dice que podamos dedicarnos a destruir este "tesoro común" sólo porque hayan expirado los derechos de autor... al revés, se supone que es una  puerta más para hacer llegar una obra al mayor público posible; poder reimprimirla con menores costos al no tener que pagar derechos;  una obra íntegra, sin mutilaciones ni alteraciones antojadizas. 

Al respecto, las personas que detentaban los derechos de autor (los descendientes del escritor ) no estaban muy felices con esta Liberación de derechos y como ya sabían que este día llegaría se anticiparon; hace rato que patentaron hasta la tos de la rosa... Olivier d'Agay, director de la sucesión de Saint-Exupéry declaró en la Feria del Libro Infantil de Bolonia, Italia, que "lo que ocurre ahora es que cualquier persona puede imprimir el libro sin pagar nada a nadie, pero NO puede usar los personajes para imprimirlos en camisetas, calcomanías, tazas, calendarios, etc. El uso de su título o de cualquiera de las ilustraciones independientes  seguirá violando las leyes de derecho de autor. Cada uno de los personajes del libro, entre ellos, el Príncipe, el zorro, la rosa y el planeta Baobob, están protegidos por marcas separadas"  Creo que a estos caballeros se les pasó la mano, es claro que no iban a dejar que se les escapara tan suculenta  e inagotable fuente de ingresos sin patalear un poco... (fuente : Diario El País, Colombia)

Ahora; hay que tener en cuenta que No necesariamente caducan los derechos por concepto de traducciones; tanto del texto como de los títulos. No es un detalle menor.  En este caso la obra liberada es la obra original en francés con el título Le Petit Prince, pero la traducción que conocemos al español es de Bonifacio del Carril y no tengo claro que sus derechos hayan expirado junto con los de la obra original. Aunque suene  evidente ahora, el que los hispanohablantes conozcamos la obra como "El Principito"  es por gracia del traductor del texto; puesto que en la mayoría de las traducciones a otros idiomas se utilizó una traducción más literal, que vendría siendo "El pequeño príncipe" . Fue  Del Carril quién acuñó el término El Principito,  algo que no dejó contentos a todos; puesto que  el título literal de "El pequeño príncipe" según algunos le daba un tono más filosófico y cercano a lo que pretendía el autor y, en cambio, llamarlo "El Principito" lo hacía parecer un libro de cuentos infantil.  Para nosotros, el título "El Principito" es absolutamente reconocible e incorporado. Es claro que,  la obra en español puede estar aún sujeta a los derechos y  permisos correspondientes en base a su traducción y uso de títulos. 

Otra obra cuyos derechos caducaron este año 2015  es el cuadro de Edvard Munch conocido como "El grito"  algo que probablemente pase desapercibido pues, aún estando sujeto a derechos de autor se ha usado indiscriminadamente en múltiples montajes: al menos ahora sabemos que podemos reproducirlo sin  el deber de pedir autorización especial así es que puedo terminar esta entrada con dicho cuadro, porque  representa mi sentir cada vez que leo citas o "recreaciones" que no aclaran de manera categórica que No son parte de de El Principito:


El Grito - Edvard Munch, 1893, versión en la Galería Nacional de Oslo,  Noruega


2 comentarios:

  1. Interesantísimo tú blog. Enhorabuena.
    Me ha sorprendido y aclarado muchas cosas tu comentario sobre El principito. Casualmente hace pocos días vi algo atribuido a dicho título. Debo mencionar que me conozco la obra de pe a la. Al leerlo quedé muy sorprendida. Estuve a punto de poner "Este párrafo no pertenece a El principito". Sin embargo no puse nada. Algo escrito con tanta rotundidad me hizo dudar de si mi memoria me empezaba a fallar y era yo la que estaba equivocada.
    Reitero mi enhorabuena por tu blog. Hay tanta información errónea en las redes que me parece magnífica esta empresa que llevas adelante.

    ResponderEliminar