jueves, 18 de diciembre de 2014

José Saramago, el ateo inmortal

Otro texto que circula en Internet de manera extendida es un escrito que se le atribuye a José Saramago; no se trata de un párrafo extraído de algún libro sino que se difunde como una especie de declaración que supuestamente habría dado en algún momento de su vida. Circula bajo el título "Definición de hijo" y dice más o menos así:


"Hijo es un ser que Dios nos prestó para hacer un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y de nosotros aprender a tener coraje.
Sí, Eso es! Ser madre o padre es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado. Perder? cómo? No es nuestro? Fue apenas un préstamo… el más preciado y maravilloso préstamo, ya que son nuestros sólo mientras no pueden valerse por sí mismos, luego le pertenecen a la vida, al destino y a sus propias familias. Dios bendiga siempre a nuestros hijos, pues a nosotros ya nos bendijo con ellos"
Aunque Saramago en sus escritos no necesariamente proyectó su ateísmo, o lo hizo de manera indirecta, ironizando con el asunto, sí lo hizo abiertamente en múltiples entrevistas y declaraciones. No era necesario contactar a la fundación Saramago para darse cuenta que aquí algo no cuadraba. Ya el comienzo; "Hijo es un ser que Dios nos prestó..." es suficiente para exclamar ¡esto no puede ser de Saramago! Cualquiera que  conozca un mínimo de este  autor sabe que --al margen de no ser éste su estilo--- José Saramago era un ateo declarado y feliz de serlo. Pero, si existen dudas, pues para esos está la Fundación que  ya aclaró hace tiempo que este texto no pertenece al autor. 

Él siempre se mantuvo en su ateísmo; afortunadamente no le colgaron conversiones  de última hora como se ha hecho  con otros personajes ateos. El caso es que, Saramago nunca cambió de pensamiento al respecto ni siquiera, como esperaría más de alguien,  con motivo del cáncer que lo aquejó y que finalmente acabó con su vida a los ochenta y siete años un 18 de junio del año 2010. Vivió su vida hasta el último segundo con dignidad y en su hogar. 

Cuentan que ese día  no parecía el último; desayunó, conversó con su esposa y un poco más tarde una falla multiorgánica  apagó la luz de este hombre notable que escribió  hasta último momento dejando treinta páginas de un texto inconcluso... Es un justo y merecido homenaje no endilgarle textos  como éste que , de manera casual o tal vez no tanto, alteran una información esencial sobre sobre  su ser. Digo que tal vez no tanto porque, ya ha ocurrido con otras celebridades ateas a quienes les inventan  frases de arrepentimiento de último segundo, o textos  donde dejan traslucir una supuesta conversión  porque tal parece que hay creyentes que no resisten  que un ateo viva feliz, lleve su enfermedad con dignidad y muera en tranquilidad y paz rodeado del amor de su familia. 

Así puede haber ocurrido en este caso puntual , quién sabe si el hecho de que haya sido una buena persona, un ser humano auténtico y destacado con convicciones personales profundas y  mantener una actitud ante la muerte digna y exenta de alharacas y cursilerías no haya sido suficiente para algunos y por eso gustan de insistir en  buscar signos de "arrepentimiento" o de conversión donde no los hay.

Al margen de estas consideraciones, en el caso de Saramago es imposible no mencionar el hecho de que fue  blanco directo de la inquina del Vaticano que nunca lo quiso, ni vivo ni muerto. Cuando  murió; Portugal lo lloró y gran parte del mundo lamentó su partida... al menos la jerarquía de la Iglesia de Portugal  presentó sus respetos al Nobel de su país pero al Vaticano le faltó tirar fuegos artificiales para festinar la partida de alguien a quien consideraban su enemigo; porque nuestro querido intelectual no sólo era un ateo y un izquierdista declarado; además, nunca tuvo pelos en la lengua para opinar y  denunciar a través de sus entrevistas, sus ensayos, su vida toda, lo que opinaba de los abusos cometidos en nombre  de la religión, la hipocresía y contradicciones de la Iglesia católica en general y del Vaticano en particular. 

Sólo habían transcurrido pocas horas del fallecimiento cuando L´Observatore Romano, diario oficial de la "Santa Sede" publicaba una columna que daba cuenta de su animadversión  hacia el escritor.  Y es que la Iglesia Católica nunca perdonó a Saramago no sólo su ateísmo manifiesto sino que por su Jesús de El Evangelio según Jesucristo como un hombre que ni era ni pretendía ser Dios. Demás está decir que a Saramago le debe de haber importado  bien poco la opinión del Vaticano y la jerarquía católica portuguesa en torno a su persona y que, al mostrar tanto empeño en minimizarlo, el Vaticano no hizo otra cosa que aportar a enaltecerlo pues parecen no aprender que ese tipo de cosas sólo despierta la curiosidad de quienes  son llamados directa o indirectamente a  rechazar algo o alguien sólo porque ellos lo consideren "poco apropiado" y claro, debemos considerar que no ha de ser un público muy masivo que digamos quienes lean L'Observatore  y que  tal vez  el Vaticano y la Iglesia conservadora en general debe haber extrañado esos tiempos donde prohibía abiertamente leer ciertas obras, quemaba libros y torturaba  herejes;  ahora tienen que conformarse con su diario y excomulgar post mortem a quien nunca fue parte de ellos y que  alcanzó  la Inmortalidad...  literaria... porque evidentemente en la otra  ni creía ni le hacía falta.

36 comentarios:

  1. ¡¡¡¡MARAVILLOSO!!!!!

    Gracias.
    Desde la primera frase supe que no era Saramago (justo como la malamente difundida, supuesta "marioneta" de G. García Márquez). Siempre es mejor consultar fuentes fidedignas antes de publicar y difundir mentiras.

    Así que... ¡Muchas gracias por esta publicación!

    ResponderEliminar
  2. Pues, gracias a ti por leer y comentar esta entrada! Muchos saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien es el escritor correcto....

      Eliminar
    2. Hasta donde se; es de autor desconocido, no he logrado obtener otros antecedentes fidedignos; sólo que el texto aludido comenzó a circular por la red a poco tiempo de fallecido Saramago y que, tanto su viuda, como la Fundación hicieron los desmentidos respectivos en algún momento. Ahora, el texto tiene un aire a un texto de Khalil Gibran sobre los hijos; podríamos pensar que alguien hizo una especie de "adaptación" pero, en realidad las expresiones que usa sobre los hijos (que son prestados, que son de la vida...) son de uso muy recurrente no sólo en muchos textos sino también como expresiones que la gente usa de forma regular, así es que es difícil determinar si se basaron en algún otro texto en particular... Por lo pronto sólo puedo decirte que, de Saramago No es; pero nada por ahora sobre el verdadero autor.

      Eliminar
  3. Muchas gracias por confirmar mis sospechas, acabo de recibir el texto por facebook y tiene más de 6000 personas que lo han visto.
    En cuánto he visto la firma supe que no era él, porque yo soy cristiana evangélica y siempre supe de su ateísmo, el cual me producía pena desde mis convicciones, pero respetaba al autor y, por supuesto, su derecho a decidir sobre su convicción religiosa o no religiosa, cada uno es libre.
    Voy a difundir, en la medida de mis posibilidades, la falsedad de la autoría de este escrito a Saramago.
    Saludos,
    Carmen

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hoy es el día de la madre en Colombia y recibí el mismo texto que comentan y pensé lo mismo. Saramago tuvo una hija y seguro que le habrá agradecido a la vida pero no con estas y palabras. En otro Blog aparece que la probable autora es Isabel Ayende pero no lo puedo corroborar. Seguiremos disfrutando del gran Saramago por muchos años!!!!

    ResponderEliminar
  6. Hoy es el día de la madre en Colombia y recibí el mismo texto que comentan y pensé lo mismo. Saramago tuvo una hija y seguro que le habrá agradecido a la vida pero no con estas y palabras. En otro Blog aparece que la probable autora es Isabel Ayende pero no lo puedo corroborar. Seguiremos disfrutando del gran Saramago por muchos años!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita! y, con relación al texto, no he podido encontrar a quién pertenece en realidad, a mí me sigue pareciendo una adaptación de otros textos pero eso es sólo mi apreciación personal, ahora, tampoco es de Isabel Allende, aunque ella también tiene textos que se le atribuyen; uno de los cuales tiene relación con la maternidad y circula bajo el título "Madre hay una sola" pero tengo entendido que ella descartó ser la autora...

      Eliminar
    2. Se sabe quién es el autor ,?

      Eliminar
  7. Hola Vilma,buenisimo tu blog.Llegué aquí buscando la veracidad de esas supuestas palabras del maestro Saramago que circula por facebook, ya que sabía de su ateísmo, y me resultaba muy raro al leerlo...gracias por compartir tus conocimientos! Ya te agendé en favoritos! Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Excelente, sabía que esa frase no podía ser de José Saramago

    ResponderEliminar
  9. Me acaba de llegar ese texto y respondí a quien me lo envío "curioso que cite a dios, porque Saramago era ateo". Me puse a buscar y encontré tu blog... genial.
    Jaque Mate Creyentes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todos los creyentes somos intolerantes ni "enemigos" de quienes no tienen nuestra creencia.
      El hecho que este escrito no sea de Saramago, no es ni cerca un jaque mate para los verdaderos creyentes.
      Yo respeto a quienes no lo son, y espero el mismo respeto de ellos hacia mi.
      Gracias.

      Eliminar
    2. Tu comentario es el clásico palabrerío intolerante e irrespetuoso del ateo, que cree que ser creyente significa ser católico o protestante y que, aun a estas alturas, confunde religión con espiritualidad. Lo mas triste de todo esto es que, la base misma del ateísmo es el fanatismo, así es, el mismo fanatismo religioso apuntado hacia otro dios, en donde sus feligreses utilizan la bendita ciencia (nuestra mejor herramienta para conocer lo que somos y lo que nos rodea), como una prostituta barata bajo el lema de: "No importa lo irracional de tu teoría, siempre será plausible si no lleva un creador implícito" Que importa si esto lo escribió éste o aquel (incluso alguien versado en las letras como Saramago), tu fanatismo no te deja ver, lo que el texto en si describe, la maravillosa experiencia humana y espiritual que acarrea ser la madre o el padre de otro ser humano.

      Eliminar
  10. Me resultó muy positivo acceder a esta información y comentarios. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Vi que una amiga lo compartía en su muro de facebook y quedé estupefacto. Me preguntaba a que hora habría escrito semejante cosa.

    ResponderEliminar
  12. Muy buen trabajo, Vilma. Muy necesario por respeto a los autores y a la propia cultura Tan banalizada en ocasiones desde las redes sociales. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Muy buen trabajo, Vilma. Muy necesario por respeto a los autores y a la propia cultura Tan banalizada en ocasiones desde las redes sociales. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Un hombre de sensibilidad tan profunda como Saramago, no necesitaba de ser confeso religiosos. Su esencia estaba más allá de las formas y dogmas del catolicismo. Más bien creo que el nivel de espiritualidad que alcanzó rompía con todas aquellas tradiciones que poco aportan al evangelio de Cristo. Por ello tomo dicho nombre para mostrar a traves se su obra que una cosa es lograr la evolución del espíritu y la conciencia y otra cosa es estar sometido a cualquier confesión que no renueva ni transforma.

    ResponderEliminar
  15. Como creyente no comparto pero respeto la posición del escritor y de Vilma, pero Saramago es de esos ateos muy preocupados por Jesucristo, construyendo uno a su medida pero nunca negando la enorme potencia​ de su figura, lo que también explica el enorme éxito del libro

    ResponderEliminar
  16. Como creyente no comparto pero respeto la posición del escritor y de Vilma, pero Saramago es de esos ateos muy preocupados por Jesucristo, construyendo uno a su medida pero nunca negando la enorme potencia​ de su figura, lo que también explica el enorme éxito del libro

    ResponderEliminar
  17. A mi me ha llegado este mensaje varias veces y ahora me puse a buscar si en verdad era de Saramago porque no lo creía y poder decirles a los que me lo mandan que está muy bonito el texto pero que por favor no se lo atribuyan a Don José que está más allá de religiones o dogmas. Luz Navarro 5 mayo 2017

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. Buenos días. Hoy estaba buscando una frase, un pensamiento que expresara el amor por los hijos y me topé "con ésta de Saramago", me supo tan extraña al pensamiento del autor que buscando confirmación me tope con tu aclaratoria. Gracias por tu investigación, contribuyes a que no divulguemos palabras que rompen con las convicciones de un autor tan genial con fue y es Saramago.

    ResponderEliminar
  21. Gracias!!!!. Vi el texto en FB, y respondí, q recordaran q Saramago, cuando escribió el Evangelio según Jesucristo, fue ' tildado' de blasfemo . Tu relato Vilma, es muy bueno!!!!!

    ResponderEliminar
  22. Además de todo lo dicho, se trata de un texto mal redactado...

    ResponderEliminar
  23. Yo he leído a Saramago desde que tengo 16 años, soy miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días desde muy pequeño. También me considero de Izquierda, y hoy recibí esa supuesta frase de Saramago y en cuanto empecé a leerlo dije, esto no es de Saramago 🤣🤣.
    Gracias por el artículo, confirmó mis sospechas. 👌🏼

    ResponderEliminar