martes, 29 de marzo de 2016

La carta que Einstein no escribió...

A los personajes célebres siempre les cuelgan un sin número de frases y textos que rara vez son rastreados para verificar su autenticidad. Dentro de los más citados está Albert Einstein, todo un As en esto de las "citas citables". Me detendré en uno de los casos, al parecer, más reciente:

 La (supuesta)  carta que Albert Einstein 
escribió a su hija "sobre el amor"


En algunas versiones hay una introducción declarando que la carta la escribió Einstein para una hija de nombre Lieserl. La presentan como  una de las más de mil misivas privadas  que la  hija habría donado a finales de la década de los ochenta a la Universidad Hebrea, a condición de que no las hiciesen públicas hasta pasados veinte años de su muerte. Dicha casa de estudios, no habría respetado el acuerdo y las publicó antes de ese plazo. Hasta ahí la historia que, más o menos, circula por la Red. En otras versiones, la carta comienza incluso con un "querida Lieserl", aunque mayoritariamente circula sin éste encabezado. Y aún más, en muchas de las páginas donde se reproduce esta historia y la carta, se añade esta imagen, especificando que se trata de Einstein y la hija a quien le dedicó la carta, en otros casos no se señala, pero se da a entender lo mismo:



Antes que nada; hay un artículo de Katharine Rose; escritora norteamericana, que da cuenta de su propio trabajo en esclarecer este asunto; en una de sus partes menciona que se contactó con Diana Kormos-Buchwald, profesora de Física e Historia de la Ciencia del Instituto de Tecnología de California (Caltech), directora del Einstein Paper Projet  y, como tal, gran conocedora de los documentos que atañen a este personaje. Consultada sobre este tema, la doctora Kormos-Buchwald le habría respondido lo siguiente:  

"Este documento (la carta  a la que hacemos alusión) no es de Einstein. Las cartas familiares donadas a la Universidad Hebrea  - a las que se refiere el rumor-  no fueron entregadas por Lieserl, sino por Margot Einstein que era su hijastra. Muchas de aquellas cartas se publicaron en el año 2006 en el volumen 10 de The Collected Papers of Albert Einstein, y en orden cronológico, en los subsecuentes volúmenes" 

Podríamos dejar hasta aquí esta entrada y, en caso de dudas, recomendar la búsqueda en la colección de cartas . Sin embargo, voy a extenderme un poco más para aclarar algunas cosas que necesariamente incluyen inmiscuirnos en el mundo íntimo de Einstein.

En lo personal tras leer la carta,  me quedó la sensación de que era  un texto un tanto cursi que manipula ciertos términos que se asocian a Einstein para fabricar frases de tipo motivacional y espiritual con una dirección definida. La parte en la que dice " (...) el amor es Dios y Dios es amor..." me hizo pensar que simplemente se trataba de un texto apócrifo, que el hombre era al menos agnóstico y sería muy raro que siendo así, escribiera ese tipo de frases. Sin embargo; hasta la fecha es motivo de debate el asunto de si era ateo, agnóstico o creyente y alguien bien podría argumentar que tal frase -y la carta toda-  no está lejana  a algo que él pudiera haber escrito. A este respecto, si bien es cierto el tema se tocó en más de una entrevista, sus respuestas  a ratos eran bastante ambiguas o bien hablaba de una religiosidad bien personal y distante a lo que comúnmente se entiende...  Al margen de esas cuestiones, hay algo que también me hizo dudar de la autenticidad del texto y se refiere a esa sarta de recomendaciones de que "la humanidad no está preparada para escuchar tal mensaje" al más puro estilo de una especie de secreto de Fátima o algo así (y nótese que ese  supuesto "gran mensaje" para el cual no estamos preparados es precisamente eso "del amor como fuerza universal"), para qué hablar del uso de frases haciendo analogías erráticas del amor con términos científicos, del estilo "el amor es gravedad porque hace que las personas se atraigan", (¡hasta suena a canción de Arjona!) digo erráticas porque, a ratos el amor es fuerza... luego no se decide y cambia a que  el amor es energía o bien aparecen expresiones que suenan a renegar de su condición de toda las vida; "cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas (...) el amor"; Honestamente, no es el tipo de análisis ni  texto que uno esperaría de un científico. Plantea demasiadas cosas que un científico, por mucho que quisiera dárselas de poeta; no habría expresado del modo en que están planteadas. Esto es sólo mi opinión claro está y de ningún modo sirve de prueba de que el texto es un apócrifo.   

Ahora; Albert Einstein y Mileva Maric (que -en justicia-  requiere ser rescatada para la historia de la ciencia) se conocieron en octubre de 1896; eran compañeros de clases y ya estaban graduados cuando en 1902 nació una hija que fue nombrada Lieserl. Aparentemente, Einstein no estuvo presente ni durante el embarazo ni en el nacimiento por razones de estudio y trabajo. Como fuera, la vida de Mileva sí se vio profundamente afectada: durante años había luchado por proseguir sus estudios (era una matemática brillante, de acuerdo a posteriores investigaciones y datos de la época); recordemos que en esos años no eran muchas las mujeres que accedían a las universidades, menos en carreras científicas, era un mundo profundamente masculino. Podemos adivinar entonces, el impacto que ha de haber significado para la joven no poder seguir estudiando a causa de su embarazo. Suspendió los exámenes finales y volvió a la casa paterna en  Serbia. La fotografía siguiente es de Einstein y Maric:


No hay indicios que señalen que Einstein le haya contado a sus familiares o amigos sobre Lieserl. El dato de ese nacimiento se mantuvo desconocido hasta  1986, cuando los biógrafos encontraron algunas menciones en su correspondencia privada.   Es en base a los pocos datos que aparecen es esas cartas que se hacen algunas suposiciones; en primer lugar, es por esa vía que Einstein se entera del nacimiento de la niña y del difícil parto. Envía una respuesta, preguntando por la salud de la bebé. En segundo lugar; poco después del parto; Mileva se regresa  a Zurich sin la niña, lo que hace presumir que ésta fue dada en adopción a algún pariente o se quedó a cargo de los abuelos maternos. Son sólo especulaciones porque no hay nada que aclare el punto. Un año después del nacimiento, cuando ya estaban casados, Mileva viaja a Serbia, y desde allá le escribe a Albert  contándole que la infante se ha contagiado de escarlatina. Einstein le  responde a su esposa, en otra carta,  que le apenaba lo sucedido con Lieserl. Es casi la única -y ultima mención- de la que hay registro,con fecha septiembre de 1903. 

Como ya no hubieron más menciones a la niña en el intercambio de correspondencia y no se han encontrado  datos de que Albert o Mileva hayan tratado de buscar a hija alguna en algún momento de sus vidas; se ha pensado que la niña falleció a  temprana edad, quizás a causa de la escarlatina a la que se hizo mención en esa carta de 1903.

Así las cosas, si aún no estábamos satisfechos con lo expuesto al comienzo,  podemos ir  descartando la historia de la hija llamada Lieserl  que donó las cartas  a una Universidad. De haber sobrevivido, nunca hubo un reencuentro padre e hija  en años posteriores; sin embargo, con alta probabilidad, Lieserl falleció en la infancia temprana y el Nobel nunca la conoció.

La foto que circula como si se tratara de Einstein y su hija Lieserl  es en realidad una foto  extraída de una breve filmación de un distendido encuentro en  los jardines de Princeton/New Jersey. La niña es hija de una de las personas que comparten en esos momentos con Albert Einstein. Al parecer, este es el único registro filmográfico a color, del famoso físico.



Por otro lado; hacer un análisis de este asunto de la hija desconocida de Einstein en términos de las motivaciones personales de sus protagonistas, parece fuera de lugar; no aporta ni quita al estudio de la falsedad del texto que analizamos; y es difícil hacerse una opinión con tan pocos elementos. Baste decir que el padre de Mileva tal parece no tenía mucha simpatía por el futuro yerno y se oponía a un matrimonio. Igualmente, a la madre de Einstein no le hacía gracia una unión con la que luego sería su nuera. Sin embargo, a pesar de toda la oposición familiar se casaron y pronto Mileva queda nuevamente embarazada. Con toda esa porfía para estar juntos cuesta creer que simplemente olvidaran a su hija. Podríamos considerar sus circunstancias en aquél tiempo; no estaban exentos de sentir la presión social de la época en cuanto a tener un hijo sin estar casados, o bien  podemos analizar que influyó la  situación económica precaria del momento o que el cuidado de un infante en esos momentos les alejaría de dedicarse al cien por ciento a sus trabajos y estudios. Lo cierto es que ese corte abrupto de las escasas menciones a la niña, encontradas en las cartas, hace que no parezca rara la hipótesis de que la hija falleció siendo una bebé.  Se han buscado datos del registro de nacimiento y/o muerte  sin resultados;  probablemente nunca fue inscrita o lo fue, pero con el apellido de la familia que la adoptó. Lo que queda claro, según los datos, es que Einstein no alcanzó a conocerla. 

Por supuesto, hay quienes dan explicaciones lapidarias: especulan que  Mileva y Albert simplemente no quisieron hacerse cargo de la niña, que  la dieron en adopción y la echaron al olvido.  En la misma línea va la  hipótesis que propone Michele Zackheim en su texto "Einstein's Daughter: The Search for Lieserl" en el cual propone que la pequeña nació con alguna enfermedad congénita que finalmente le ocasionó la muerte y que  esta afección  distanció a Einstein de su rol paterno. Una hipótesis así  se potencia con los datos que son bastante más conocidos sobre la forma en que Einstein se habría relacionado con la gente, en particular;  con su esposa y sus hijos; no habría sido un buen esposo y menos un buen padre con los hijos que tuvo con Mileva. El menor de ellos, a los veinte años fue diagnosticado con esquizofrenia (cuyo tratamiento en ese entonces incluían el  schock eléctrico  y dejaba  a los pacientes más mal que bien); fue cuidado luego por la madre y, a la muerte de ésta, en 1948,  pasó a estar internado en una institución. Los registros hablan de que tan sólo una vez recibió visita del padre. Einstein luego se instala en Estados Unidos. Nunca más vio a su hijo pero sí mantuvieron correspondencia que, de parte del hijo, incluyen frases nada halagadoras hacia su progenitor y, de parte de éste, se encuentran lamentaciones por la condición del joven  pero también frases bastante brutas. Estos datos no ayudan mucho a la imagen personal de este Premio Nobel de Física, sin embargo no corresponde emitir un juicio tan lapidario desde nuestro sofá, alejados en tiempo y contexto de los hechos. 

Si fue un pésimo esposo y un -como mínimo- no muy buen padre,  no es tema de este blog; aquí no estamos para juzgar eso sino la autenticidad de la carta que circula en Internet que, como ya hemos mencionado,  es total y absolutamente falsa. Por cierto, no la incluí porque es fácil de ubicar en la Red; hay cientos de páginas que la reproducen. 









lunes, 14 de septiembre de 2015

Hay que hacer de la vida un sueño...


La frase "Hay que hacer de la vida un sueño, y del sueño una realidad" con ciertas variantes,  aparece en muchas partes atribuída a Antoine De Saint-Exupéry: veamos dos ejemplos, muy bonito uno y el otro hasta con la fotografía del autor de "El Principito"



También la encontré atribuida al médico, periodista  y político francés; George Clemenceau:


Aunque muchos  han dicho quizás frases  más o menos similares; dicha frase  propiamente tal en realidad es de Pierre Curie; físico francés, y ganador del premio Nobel de Física 1903; junto a su esposa la gran Marie Curie y Henry Becquerel, por el descubrimiento de los elementos radiactivos.


Pierre Curie registró, siendo más joven,  algunas de sus inquietudes en  una especie de diario, que no fue propiamente tal un diario sino algunas páginas durante un breve periodo de tiempo. Su mayor preocupación ya entonces, era dedicarse a la ciencia con todo su ser y tal parece que sentía que  las obligaciones y situaciones cotidianas de la vida lo alejaban de ese ideal.   En parte de sus registros es que se encuentra un  relato de "Un día como tantos otros" en 1879,  donde describe una jornada cualquiera en su vida que quizás no le dejó trabajar como quería  y explica entonces lo que  él consideraba eran las condiciones necesarias para abocarse a las funciones más elevadas del pensamiento:

"Mi carácter es tan débil que, para no distraerme con cualquier cosa, hasta con el soplo más leve, necesitaría que a mi alrededor todo fuera inmóvil o que , propulsado como una peonza, el movimiento mismo me volviera insensible a las cosas exteriores (...) Necesitamos comer, beber, dormir, holgazanear, amar, tocar las cosas más dulces de esta vida, pero sin sucumbir a ello; es preciso que, al hacer todo eso, el pensamiento antinatural al que uno se ha consagrado siga siendo dominante y continúe su curso impasible por nuestra pobre cabeza; es necesario  hacer de la vida un sueño y del sueño una realidad"

sábado, 12 de septiembre de 2015

El Principito y sus propios textos apócrifos




En enero del año 2015, el texto "El Principito"  de Antoine de Saint-Exupéry, ha pasado a ser de Dominio Público,  por cumplirse más de cincuenta años de la muerte de su autor, de acuerdo a las leyes de Copyright de muchos países. Vaya a saber una si es por esa razón que algunas personas se han tomado la atribución de modificar segmentos, cortarlos, acomodarlos, recrearlos e inventar segmentos nuevos con total libertad y desparpajo y luego esparcirlos por la red.

Abundan carteles elaborados con citas extraídas del texto, que en ocasiones no son verdaderas, y de un tiempo a esta parte, han  aparecido también "Recreaciones Literarias" esto es: relatos inventados  basados en algunos pasajes del libro  o en algún personaje; sobre todo en la relación  "Principito y el zorro" y "Principito y la rosa". 

He leído a algunos trabajos en los cuales sus autores, inspirados en el libro en cuestión, desarrollan largos discursos de su propia y particular moralidad o espiritualidad según el caso del cual se trate.  Cada quien es libre de escribir lo que quiera,  distribuirlo y esparcirlo a los cuatro vientos si le acomoda, pero hacerlo amparados en un texto de reconocida fama mundial, usar las mismas imágenes y hasta tratar de imitar "el estilo" de las conversaciones sostenidas por los personajes del libro o usar trozos de frases que sí aparecen en el libro pero que son modificadas, sesgadas o ampliadas a gusto de cada quien... me parece simplemente un aprovechamiento. La figura literaria de la "recreación" existe, sin embargo hay que tener sumo cuidado pues es un recurso a veces muy manoseado; que  mal usado traspasa fácilmente la sutil línea entre una "recreación literaria" y el plagio abierto. 

Pese a todo, la culpa, dice un  refrán popular del campo,  no la tiene el chancho... sino el que le da afrecho, pues bien, el asunto que me causa asombro, aún, es que no importaría que existieran miles de textos apócrifos en torno a El Principito; no importaría que sus creadores, por las razones que fueran, no aclararan  con suficiente y debido  énfasis que   se trata de una recreación... siempre y cuando los lectores  que se dicen tan fans del texto estuvieran atentos y no acabaran creyendo que todo lo que cae en sus manos con una imagen del libro corresponde al mismo, sin mayor análisis. 

He  revisado la fuente original de algunas de estas recreaciones y, efectivamente, salen de sus autores con esa nota al margen o al comienzo: Dicen claramente "Recreación Literaria de Fulano de tal " pero asombra que aún en esos casos existan lectores que comentan que el texto "sacado de El Principito" les ha encantado... Y de ahí, a  seguir esparciendo el texto omitiendo que es una recreación y el nombre de quien lo hizo, hay un sólo clic de distancia... 

En lo puntual, ya circula profusamente un texto de recreación literaria bajo el título "El Principito, querer y amar" (también lo he encontrado como "El Principito y la rosa"). No  lo incluyo acá porque es bastante largo. A pesar que la creadora, Viviana Baldo,  especificó desde un comienzo que se trataba de una recreación; hay personas que insisten en difundir, ya privado de las aclaraciones de ser una recreación, que este texto pertenece al libro original y se explayan incluso en alabar "el bonito texto de Antoine  de Saint-Exupéry"... Es cuestión de gustos, en lo que a mí respecta, hay cosas que no son necesarias; como hacer una recreación del diálogo de El Principito con su flor, como un largo  discurso que considero tienen demasiados mensajes y lugares comunes, pero eso claro, es sólo mi apreciación personal. Es un hecho que a otros personas le ha gustado bastante.

El asunto es que  esos lectores que "encuentran bonito un texto" y pasan  por alto que al final  o al comienzo de éstos  dice "Recreación literaria"  son los que terminan haciendo copy/paste sin asco alguno y luego, omitiendo el detalle de que es una recreación, no hayan nada mejor que rematarlo con la referencia del texto de Antoine De Saint-Exupéry. Así, lo comparten hacia otros usuarios que muchas veces tampoco ponen en duda la veracidad del asunto y siguen  esparciendo lo que a esa altura ya no es una Recreación Literaria sino simplemente un Falso Texto ¡Vamos! que el libro original no tiene mil páginas como para no recordar que hay citas que " no nos suenan" que pertenezcan al libro, sobre todo para aquellos que dicen  lo tienen de libro de cabecera o lo han leído una y otra vez a lo largo de sus vidas... No es un largo trabajo; dependiendo de la edición, son poco menos de cien páginas, dibujos incluídos. Además, sus pasajes son breves; ninguno de los personajes da largos y sesudos discursos ni dicta cátedra sobre el bien y el mal ni deja supuestas moralejas de manera tan obvia.  ¡Y qué importa! podría preguntarse alguien. Pues nada, no se acabará el mundo ni se detendrán las guerras si a eso se refiere, nada terrible pasará, sólo que se ayuda a arruinar un hermoso y especial trabajo esparciendo por ahí trozos falsamente atribuidos al libro original. 

El Principito es considerado por algunos como un libro infantil sobre valorado, ya sabemos que en gustos y colores no hay nada escrito en piedra. Para otros, en cambio, es una bella y significativa obra infantil, lo cual me parece, nunca fue la intención del autor (sin menospreciar por ello las obras infantiles claro está, todo lo contrario, hacer bueno textos infantiles es dificilísimo). Mas,  en los hechos y al  paso de los años, la obra se ha ido haciendo cada vez más universal y transversal en términos etarios. En lo que a mí respecta es de aquellos textos que a cualquier edad puedes leer sin sentirte fuera del grupo al que el libro fue dirigido. Ha pasado a ser patrimonio de todos; estropearlo es estropear parte del patrimonio literario. 

Que el texto esté liberado No significa que podamos destrozarlo, sólo significa que los derechos de autor caducaron,  tal y como explican en el portal publicdomainreview.org quienes el primero de enero de cada año celebran el Día del Dominio Público:
“Debido a la expiración del plazo de protección del derecho de autor sobre las obras producidas por autores que murieron varias décadas antes, miles de obras pasan a ser de dominio público - es decir, su contenido ya no es propiedad de o controlada por nadie, pero más bien se convierte en un tesoro común”.

En ninguna parte dice que podamos dedicarnos a destruir este "tesoro común" sólo porque hayan expirado los derechos de autor... al revés, se supone que es una  puerta más para hacer llegar una obra al mayor público posible; poder reimprimirla con menores costos al no tener que pagar derechos;  una obra íntegra, sin mutilaciones ni alteraciones antojadizas. 

Al respecto, las personas que detentaban los derechos de autor (los descendientes del escritor ) no estaban muy felices con esta Liberación de derechos y como ya sabían que este día llegaría se anticiparon; hace rato que patentaron hasta la tos de la rosa... Olivier d'Agay, director de la sucesión de Saint-Exupéry declaró en la Feria del Libro Infantil de Bolonia, Italia, que "lo que ocurre ahora es que cualquier persona puede imprimir el libro sin pagar nada a nadie, pero NO puede usar los personajes para imprimirlos en camisetas, calcomanías, tazas, calendarios, etc. El uso de su título o de cualquiera de las ilustraciones independientes  seguirá violando las leyes de derecho de autor. Cada uno de los personajes del libro, entre ellos, el Príncipe, el zorro, la rosa y el planeta Baobob, están protegidos por marcas separadas"  Creo que a estos caballeros se les pasó la mano, es claro que no iban a dejar que se les escapara tan suculenta  e inagotable fuente de ingresos sin patalear un poco... (fuente : Diario El País, Colombia)

Ahora; hay que tener en cuenta que No necesariamente caducan los derechos por concepto de traducciones; tanto del texto como de los títulos. No es un detalle menor.  En este caso la obra liberada es la obra original en francés con el título Le Petit Prince, pero la traducción que conocemos al español es de Bonifacio del Carril y no tengo claro que sus derechos hayan expirado junto con los de la obra original. Aunque suene  evidente ahora, el que los hispanohablantes conozcamos la obra como "El Principito"  es por gracia del traductor del texto; puesto que en la mayoría de las traducciones a otros idiomas se utilizó una traducción más literal, que vendría siendo "El pequeño príncipe" . Fue  Del Carril quién acuñó el término El Principito,  algo que no dejó contentos a todos; puesto que  el título literal de "El pequeño príncipe" según algunos le daba un tono más filosófico y cercano a lo que pretendía el autor y, en cambio, llamarlo "El Principito" lo hacía parecer un libro de cuentos infantil.  Para nosotros, el título "El Principito" es absolutamente reconocible e incorporado. Es claro que,  la obra en español puede estar aún sujeta a los derechos y  permisos correspondientes en base a su traducción y uso de títulos. 

Otra obra cuyos derechos caducaron este año 2015  es el cuadro de Edvard Munch conocido como "El grito"  algo que probablemente pase desapercibido pues, aún estando sujeto a derechos de autor se ha usado indiscriminadamente en múltiples montajes: al menos ahora sabemos que podemos reproducirlo sin  el deber de pedir autorización especial así es que puedo terminar esta entrada con dicho cuadro, porque  representa mi sentir cada vez que leo citas o "recreaciones" que no aclaran de manera categórica que No son parte de de El Principito:


El Grito - Edvard Munch, 1893, versión en la Galería Nacional de Oslo,  Noruega


Desde los afectos/Cómo hacerte saber; Ni de Benedetti Ni de Whitman

El texto, que circula bajo el título "Desde los afectos"   aparece con alta frecuencia atribuido a Mario Benedetti, pero también a Walt Whitman con el título "Cómo hacerte saber"  y, con menor frecuencia, se menciona que es de María del Carmen Villaverde. La realidad es que NO pertenece a ninguno de los tres escritores. 



Vamos por parte;  Una de las referencias que dan algunos blogs o comentarios en ellos, es que este texto aparece en Inventario2 pero  no es tal; basta con revisar el libro. Como siempre, la palabra definitiva la tiene la Fundación Mario Benedetti y ellos ya han aclarado el asunto. Al margen de lo categórico que es que la propia fundación haga la aclaración, muchos ya lo descartaban de plano desde que comenzara a circular profusamente por la red  pues se aleja bastante de lo que se le conoce al escritor uruguayo. Aún así, para algunos lectores sigue "sonando a Benedetti" y no hay formas de hacerles entender que, independiente de si estamos ante un buen o mal texto (que para eso cada quien es digno y dueño de hacerse un juicio) lo que se busca es honrar la verdad y ésta es que, simplemente, dicho trabajo no pertenece a don Mario. 

En segundo lugar, la atribución a Whitman: Es el mismo texto 
pero bajo el título "Cómo hacerte saber". Sucede que  en los lugares donde se atribuye el texto a Whitman, nunca encuentro que se incluya el dato de en qué parte aparece específicamente; nadie cita un título de alguna obra, ni menos una página ni fecha, ni nada.  No soy tan conocedora de la obra de Whitman para descartar de plano algo que le atribuyen, puesto que mi manejo con el idioma inglés no es el mejor como para leer su obra desde el original y he de conformarme con leer las traducciones que, ya sabemos, si están mal realizadas pueden arruinar una obra;  algo grandioso puede quedar reducido a mediocre si quien hace el trabajo de traspasarlo a otro idioma  no lo hace también con talento; esto es especialmente delicado en el caso de la poesía. La mayor obra de Whitman es "Hojas de hierba" que comenzó a escribir en 1850 y que siguió revisando, ampliando y editando, hasta el día de su muerte. Tengo una versión en inglés con su correspondiente traducción, buena traducción debo decir, de acuerdo a lo que he podido comparar  y, al menos en esta obra, este texto no aparece. Consultando por aquí y por allá a quienes conocen mejor su obra en el idioma original pues me encuentro con la misma respuesta; no sería un texto de Whitman y se pierde  la pista sobre el momento en que comenzó el error de atribución.


Por otra parte; tenemos quienes le atribuyen el escrito a María del Carmen Villaverde; argentina, profesora de Letras especializada en Literatura Infanto Juvenil y Lectura, experta en educación primaria, docente, investigadora, tallerista... presenta un currículum extenso y una vasta producción literaria y docente que se puede revisar aquí siempre relacionado con  el fomento y creación de estrategias en el área de la Literatura Infanto-Juvenil. De su página oficial  seleccioné la siguiente foto  porque me pareció muy representativa del trabajo que se describe en su blog; ¡hermosa labor la de fomentar la Lectura y la Creación Literaria en los niños y jóvenes!


Y bueno, el dato que encontré decía que  la  señora María del Carmen Villaverde  habría escrito el texto en el año 1987. Afortunadamente ella tiene una dirección de correo activa y pude consultarle de manera directa. Mención aparte, su gran amabilidad en responderme, de lo cual estoy profundamente agradecida. Sin embargo, de acuerdo a sus propias palabras, el texto TAMPOCO es de ella. No obstante, recomiendo revisar su trabajo pues es extenso y, como ya mencioné, hace un aporte  precioso en la difusión de la lectura entre niños y jóvenes. Responde a ese tipo de personajes cuya obra, definitivamente, debieran tener mayor difusión.

Estaba a punto de declarar este texto como definitivamente Anónimo, cuando, tras revisar infinidad de páginas y blogs  hacia atrás; es decir, escarbando más o menos cuál era la fecha más antigua  donde este texto apareciera me topo con  una página  donde, por primera vez aparece bajo la autoría de un nuevo personaje:  Daniel Russo Rendo ; uruguayo, establecido en Argentina hace varios años. Es la referencia más antigua que  he encontrado aunque eso no la convierte en fidedigna hasta que logre contactar al señor  y hacer las consultas respectivas.

En lo personal no es que me parezca un mal texto;  es sólo que me parece menos un poema y más un texto  del tipo motivacional; sin desmerecerlo por ello. De hecho, si fuera así, creo que ha logrado en muchísima gente  el propósito para el que habría sido creado, así como es el caso del texto  "No te rindas" analizado en una entrada anterior a ésta. 

Una observación aparte es el hecho de que este texto aparece en muchos blogs de manera sesgada;  le han quitado la frase "|Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida" y  la que le sigue; "Que la vida forma parte del sexo"....   y otras más dependiendo del lugar donde se reproduzca el texto,  lo cual me causa muchísima gracia...  hay que ser muy moralista para sacar esas frases nada de  escandalosas por lo demás pero en fin, por otro lado no me asombra para nada dado que si a alguien le importa un pepino citar correctamente un trabajo;  menos le ha de importar censurarlo y mutilarlo a su antojo. 

Dejo el texto que encontré, con la datación más antigua de las revisadas y , hasta no aclarar de manera definitiva el entuerto, pongo al posible autor entre signos de interrogación. En cuanto a  si gusta o no, si se encuentra en él valor literario o no, ya es harina de otro costal y necesariamente  responde  a un análisis personal y subjetivo. Juzgue cada quien:

Desde los afectos / Cómo hacerte saber
(¿Daniel Russo Rendo?)
(Definitivamente atribuído de forma errónea a 
Walt Whitman, Mario Benedetti y María del Carmen Villaverde)

¡Cómo hacerte saber que siempre hay un tiempo!  
Que uno solo debe buscarlo y desearlo.  
Que nadie establece normas, salvo la vida.  
Que la vida sin ciertas normas pierde la forma.  
Que la forma no se pierde con abrirnos.  
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente.  
Que no está prohibido amar, que también se puede odiar.  
Que el odio y el amor son afectos.  
Que la agresión porque sí duele mucho.  
Que las heridas se cierran, que las puertas no deben cerrarse.  
Que la mayor puerta es el afecto.  
Que los afectos nos definen  
Que definirse no es remar contra la corriente.  
Que cuanto más fuerte es el trazo más se dibuja.  
Que buscar un equilibrio no implica ser tibio.  
Que negar palabras implica abrir distancias.  
Que encontrarse es muy hermoso.  
Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida,  
Que la vida forma parte del sexo.  
Que el por qué de los niños, tiene un porqué.  
Que el querer saber de alguien, no es sólo curiosidad.  
Que el querer saber todo de todos, es curiosidad malsana,  
Que nunca esta de más agradecer.  
Que autodeterminación, no es hacer las cosas solo.  
Que nadie quiere estar solo.
Que para no estar solo hay que dar,  
Que para dar debemos recibir antes.  
Que para que nos den también hay que saber pedir  
Que saber pedir no es regalarse.  
Que regalarse en definitiva es no quererse.  
Que para que nos quieran, debemos demostrar qué somos.  
Que para que alguien sea, hay que ayudarlo.  
Que ayudar es poder alentar y apoyar.  
Que adular no es apoyar,  
Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara.  
Que las cosas cara a cara son mas honestas,  
Que nadie es más honesto porque no roba.  
Que quien roba, no es ladrón por placer.  
Que cuando no hay placer en las cosas, no se está viviendo  
Que para sentir la vida, no hay que olvidarse que existe la muerte.  
Que se puede estar muerto en vida.  
Que se siente con el cuerpo y con la mente.  
Que con los oídos se escucha,  
Que cuesta ser sensibles, y no herirse  
Que herirse no es desangrarse  
Que para no ser heridos, levantamos muros  
Que quien siembra muros, no cosecha nada  
Que casi todos somos albañiles de muros  
Que sería mejor construir puentes  
Que sobre ellos se va a la otra orilla, y que también se vuelve.  
Que volver, no implica retroceder.  
Que al retroceder, también se puede avanzar.  
Que no por mucho avanzar, se amanece más cerca del sol  
¡Cómo hacerte saber que nadie establece normas, salvo la vida! 


lunes, 12 de enero de 2015

Mario Benedetti y textos apócrifos 4 (La gente que me gusta)

Pueden darse el placer de revisar los libros de Mario Benedetti  para encontrar que este texto no se encuentra en ninguno de ellos, simplemente porque no pertenece a dicho autor. Pueden consultar con la propia Fundación  si aún hay dudas y piensan que se trata al menos de una recopilación de frases atribuídas a Benedetti  o algo similar.  El asunto es que este  escrito  es un apócrifo más de los que se le atribuyen a don Mario. Al respecto, quien fuera su secretario personal respondía ´para una entrevista al medio digital uruguayo  LaRed21 :

P. Hay algunos poemas que aparecen como de la autoría de Mario, pero no lo son.
R. -Hay uno que se llama “Testamento” dónde dice que se lo dedica a su segunda mujer. El tuvo una sola mujer en su vida y fue Luz así que es evidente que ese poema no es de Mario. Hay otro que dice “me gusta la gente que tal cosa y me gusta la gente que tal cosa (sic)… Yo le pido a esa gente que, por respeto a Mario que se asegure de ver en que libro está si es que le llega un poema que dicen que es de él.

Si se busca en google, casi la totalidad de las primeras entradas que aparecen señalan como autor a Benedetti pero ninguno da la referencia del libro y año donde  supuestamente se encuentra el  texto. Los menos, admiten que "tal vez" se trate de un apócrifo o simplemente de un anónimo . Algunos indican que: efectivamente sería del autor uruguayo pero no respondería a un poema propiamente tal sino a extractos de frases que habría pronunciado en variadas oportunidades y que alguien compiló en ese texto que circula profusamente. Hay blogs y páginas, muy pocos por cierto, que hacen alusión a  que los autores serían  Jaime Lopera y Marta Bernal.  

La gente que me gusta  ciertamente aparece en el texto La culpa es de la vaca  (Anécdotas, parábolas, fábulas y reflexiones sobre el liderazgo) de Intermedio Editores Ltda, Bogotá, Colombia,año 2002.  Pero, el libro es una recopilación de  textos realizada por  Jaime Lopera y Marta Inés Bernal . En dicho libro  se menciona solamente que La gente que me gusta  lo obtuvieron de Revista Enkasa de la Empresa Enkasa de , Medellín, Colombia, febrero de 1996.  

En formato impreso y, con algunas variantes, La gente que me gusta aparece al final del primer  capítulo del libro Gestión Estratégica Organizacional ; Jorge Eliécer  Prieto Herrera, ECOE Ediciones, Colombia, marzo del 2003. Por las fechas y por el mismo tipo de libro enfocado a organizaciones empresariales,  bien podría ser que el señor Prieto lo hubiesen tomado desde la Revista Enkasa o directamente desde Internet. Como fuere, lo señala como un texto de Autor Anónimo. Ahora, en ambas publicaciones la recopilación corresponde a un texto  en prosa y no a un poema.

El texto circula con muchas variantes; tantas que no hay espacio ni ganas de exponerlas todas; algunas versiones son más cortas, otras son extenuantemente largas y llenas de frases que  evidentemente cada quien le ha ido agregando en el camino respecto de "la gente que le gusta" , hay una  variedad increíble a este respecto ; desde  personas que agregaron frases del tipo me gusta la gente que respeta a Dios, o  que incluyen una bienaventuranza entre medio ignorando que Benedetti era ateo, hasta quienes agregan las frases de me gusta la gente que no juzga  sin darse cuenta que al hacer eso el texto íntegro entra en una contradicción;  algo que ningún escritor que  se esmere en un trabajo gustaría dejar pasar... abundan también frases más comunes y clichés del estilo me gusta la gente que agradece un nuevo día , la gente que sonríe y un sin fin agregados tendientes a  formar una especie de  "modelo de gente que  les gusta" . Hay para todos los gustos dependiendo de los propios y particulares conceptos de lo "deseable en el ser humano" que las personas tienen al momento de modificar el texto. Por cierto, en ninguna de las múltiples variantes he encontrado una frase que diga algo así como "me gusta la gente que NO modifica textos ajenos" o "me gusta la gente que respeta la obra de otros" 

Dejo aquí el texto que aparece precisamente en La culpa es de la vaca:, página 56, por ser la referencia editada más antigua que he encontrado y, al parecer, la copia a partir de la cual se han generado todas las otras: 

La gente que me gusta
Anónimo
Recopilación de 
J.Lopera y M.I. Bernal, Colombia


Primero que todo me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, que sabe lo que hay que hacer y lo hace en menos tiempo del esperado.
Me gusta la gente con capacidad para medir las consecuencias de sus actuaciones. La que no deja las soluciones al azar. 
Me gusta la gente estricta con su gente y consigo misma, que no pierde de vista que somos humanos y que podemos equivocarnos.Me gusta la gente que piensa que el trabajo en  equipo, entre amigos, produce más que los caóticos esfuerzos individuales.
Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría.
Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos serenos  y razonados a las decisiones de su jefe.
Me gusta la gente de criterio. La que no traga entero. La que no se avergüenza de reconocer que no sabe algo o que se equivocó. Y la que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.
Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente: a estos los llamo mis amigos.
Me gusta la gente fiel y persistente que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideales se trata.
Me gusta la gente de garra, que entiende los obstáculos como un reto.
Me gusta la gente que trabaja por resultados.Con gente como esta me comprometo a lo que sea, así no reciba retribución económica alguna. Con haber tenido esa gente a mi lado, me doy por recompensado.


J.Lopera y M.I. Bernal escriben textos que podríamos catalogar de autoayuda o motivacionales.  En el caso de La culpa es de la vaca se trata de una recopilación  para ser usada en ambientes empresariales, educativos y comunitarios y, según lo que ellos mismos describen en su página,  este libro ha vendido muchos ejemplares y  ha sido  texto de lectura en colegios para reforzar las materias de ética y  sociales. 

Por otra parte, la referencia habla de  una publicación de una Empresa Enkasa, no de una revista literaria o algo similar; lo poco que pude averiguar es que existe una inmobiliaria colombiana  Enkasa;  creada en 1996 y, supongo entonces, que el texto en cuestión fue publicado en alguna revista institucional. No he logrado dar con el original de dicha revista para buscar o consultar la fuente de dónde obtuvieron el texto pero, dado el tono del escrito, no sería descabellado pensar que pudo haber sido creado en el seno de la misma empresa. 

Es visible que  el texto recopilado se enmarca perfectamente dentro del ambiente objetivo de J.Lopera y M.I. Bernal  y me cuadra que, probablemente, apareciera en una revista institucional de una empresa; y es que La gente que me gusta es un texto que parece haber sido escrito precisamente para  motivar  en un ambiente laboral o cualquier otro donde se coordina a mucha gente. Es un texto simple, directo y lleno de frases que alientan el  buen ambiente laboral  y el  trabajo en equipo. Como texto  motivacional, bajo ese encuadre, me parece bueno pero,  de poema, o de prosa poética,  no le veo mucho. 

Como sea, mientras  La gente que me gusta continúa circulando de un lado a otro, tanto más se modifica;  ya sea agregándole frases, quitándoselas o simplemente cambiándolas y  finalmente  tal vez se llegue  a un texto totalmente distinto del recopilado originalmente y ya será muy difícil saber quién lo escribió y quién o quienes lo han modificado. Así las cosas, La gente que me gusta es y al parecer seguirá siendo, un texto anónimo falsamente atribuído a Mario Benedetti.


viernes, 9 de enero de 2015

Mario Benedetti y textos apócrifos 3 (No te rindas)


El texto  "No te rindas" NO  fue escrito por Mario Benedetti. La fundación que lleva su nombre lo ha aclarado en variadas ocasiones. Lo que Benedetti sí  escribió es un poema titulado No te salves, incluido en su libro El amor, las mujeres y la vida, Editorial Sudamericana, 1995. En lo personal, uno de mis poemas favoritos de este autor :


No te salves
Mario Benedetti

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
                                no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si 
                            pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados 
pesados como juicios
y  te secas sin labos
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
                                 entonces
no te quedes conmigo.



Inevitable no querer escuchar el poema de labios del propio Benedetti:


Como dato adicional; 
este poema es uno de los que está incluído en la película El lado oscuro del corazón, una coproducción argentino-canadiense dirigida por Eliseo Subiela en 1992, totalmente recomendable: 



Ahora; el tema que nos convoca. En algún momento comenzó a circular un poema atribuído a Benedetti llamado No te rindas que, con menos delicadeza,  ya que expone una sensibilidad inmediata y más obvia,  transmite un mensaje de superación y ánimo en un estilo que  pudiera recordar el del poema No te salves, no podemos aclarar si por casualidadbien  a propósito. 

Nadie, hasta lo que he logrado averiguar, se ha adjudicado este  texto de manera oficial; a veces me da la impresión de que este trabajo  corresponde a esos casos donde alguien hace una recopilación de frases sacadas de aquí y de allá  para  producir un texto del tipo motivacional.

El asunto es que este texto No te rindas, siempre pareció un sospechoso intento de imitación del estilo del poema de Benedetti y tal vez por eso el autor o quienes hicieron la compilación de frases decidieron quedar para siempre en el  anonimato. No puedo dar fe de ello, tal vez no hubo tal intención y  simplemente  ese aire  de semejanza con el estilo del poema de don Mario, sea sólo una coincidencia. 

Mucha gente sigue insistiendo en que el texto es del escritor uruguayo porque lo confunden con No te salves, por un asunto de alcance de título o ese "aire" en la forma. De hecho, he revisado que algunos blogs dicen que el supuesto poema de Benedetti se encuentra incluído en el libro Inventario1 siendo que el poema que está en ese texto es precisamente No te salves...

Ahora, indudablemente y al menos por la red, el texto  apócrifo ha tenido aceptación, ya sea porque a algunos le gusta sinceramente o porque lo creen de Benedetti. A tal punto es el asunto que incluso encontré que un bandoneonista uruguayo de nombre Héctor Ulises Passarella le compuso música y lo presenta en sus recitales, como un poema  de Mario Benedetti musicalizado y que había un proyecto que habría mejorado la letra para convertirlo en canción. 

Curiosamente, también encontré  un lector que en un blog donde se discutía este asunto dice que el poema No te rindas es obra inédita de Benedetti  incluída en un libro denominado Entre los poetas míos. Sin embargo, si uno se remite a la página oficial de la Fundación Mario Benedetti  en su catálogo de obras no se encuentra ningún libro con ese título. Pero si se busca un poco en Internet se puede dar con el texto en cuestión y descargarlo en formato pdf y, al revisarlo, efectivamente se encuentra incluído el No te rindas  pero, aquí es cuando una piensa en las confusiones que genera la poca compresión lectora o la falta de rigurosidad... El pdf  Entre los poetas míos... existe. Sin embargo no es un texto de Mario Benedetti sino el nombre genérico de una colección virtual denominada Antología de Poesía Social - Biblioteca Virtual Omegalfa que busca divulgar a diversos autores y que, evidentemente, en el volumen dedicado a Benedetti cometió el mismo error de muchos al incluir entre los poemas antologados el texto apócrifoEn la presentación reconocen que los textos incorporados en la recopilación  han sido tomados de sus bibliotecas personales y .... de Internet. Y con ese solo dato no queda mucho más que decir.

Lo curioso es que mucha gente se resiste, porfían, parecen desilusionarse, hacen caso omiso y lo siguen divulgando bajo la  pluma de Mario Benedetti. El texto apócrifo en cuestión es el siguiente:

No te Rindas
Autor DESCONOCIDO

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Y  bueno, sólo queda agregar que  cada quien puede y debe hacer sus propios análisis   y elegir leer lo que  le acomode y guste. Bien  lo dice el refrán que  en gustos y colores no hay nada escrito...

martes, 30 de diciembre de 2014

Mario Benedetti y Textos Apócrifos 2 (La clase media)


El poema titulado La clase media o Poema a la clase media NO pertenece a Mario Benedetti. Si revisamos su obra completa no lo encontraremos por ninguna parte. Tampoco se trata de algún texto inédito  de éste  connotado autor como ha de porfiar por ahí más de alguien; la propia Fundación que lleva su nombre se ha encargado en repetidas ocasiones de aclarar que  Benedetti no escribió este poema. Su autoría es reclamada por el señor Daniel Cézare, de nacionalidad argentino.  A continuación, el texto aludido:



La clase media

(Daniel Cézare)

Clase media
medio rica
medio culta
entre lo que cree ser y lo que es
media una distancia medio grande
Desde el medio
mira medio mal
a los negritos
a los ricos
a los sabios
a los locos
a los pobres
Si escucha a un Hitler
medio le gusta
y si habla un Che
medio también
En el medio de la nada
medio duda
como todo le atrae
(a medias)
analiza hasta la mitad
todos los hechos
y (medio confundida)
sale a la calle con media cacerola
entonces medio llega a importar
a los que mandan
(medio en las sombras)
a veces, solo a veces, se da cuenta
(medio tarde)
que la usaron de peón
en un ajedrez que no comprende
y que nunca la convierte en Reina
Así, medio rabiosa
se lamenta
(a medias)
de ser el medio del que comen otros
a quienes no alcanza
a entender
ni medio


Las únicas referencias que encontré respecto a la autoría de Daniel Cézare están precisamente en la misma fuente donde se esparce el error de atribuirlo a Benedetti; páginas  web y blogs donde el señor Cézare ha enviado correos argumentando el origen del texto y  pidiendo se haga la corrección pertinente. Como ignoraba si tenía Registro de Propiedad Intelectual o había incluído el texto en alguna publicación del tipo antología, poemario, revista  literaria, etc. sólo podía decir a ciencia cierta que el señor  Daniel Cézare es quien ha venido reclamando la autoría de este trabajo desde casi el mismo momento en que comenzó a extenderse por la red. Todo lo que  encuentro está referido por él mismo y claro, uno no tiene por qué dudar, pero tampoco por qué creer. Para muestra un botón: en este blog se puede encontrar un correo con fecha 12/08/2008 donde el señor Cézare le escribe al administrador del blog y a una visitante que, intrigada, comentaba que había revisado los libros de Mario Benedetti sin encontrar el texto en cuestión en ninguna parte:

"Un amigo me comentó hoy que mi poesía sobre la clase media aparecía en varios sitios de Internet pero adjudicada a benedetti, ignoro qué itinerario hizo dese la mañana posterior al cacerolazo de apoyo a los sojeros acá en Buenos Aires, cuando con toda la rabia escribí y envié el texto a muchos amigos y conocidos. Por eso es que no podrás, Susana, encontrarlo jamás en un libro de Mario. Mi nombre es Daniel Cézare. Un saludo cordial a todos.

Casi todos los correos buscando aclarar el problema son semejantes al que transcribí. Ha logrado que varios sitios corrijan el nombre del autor sin embargo, mayoritariamente el texto sigue encontrándose porfiadamente  bajo  el nombre de Mario Benedetti.

Como ha sucedido con otros, he encontrado en algunos sitios que hay quienes se han abanderizado tanto por el asunto que  insultan al señor Cézare, sólo porque no le creen y, al revés, piensan que él se quiere atribuir un texto del autor uruguayo del cual se declaran admiradores y defensores. No deja de sorprenderme la testarudez de algunas personas; en primer lugar, sí tan admiradores son, podrían darse el trabajo (y el gusto) de  revisar la obra del escritor uruguayo para simplemente constatar que el texto NO pertenece a éste. En segundo lugar, comprendo que no tienen por qué creer de buenas a primeras que el escrito pertenece a quien lo está reclamando como propio sólo porque él así lo dice, pero al menos, sabiendo que efectivamente la Fundación ya realizó la aclaración correspondiente, podrían dejar de encapricharse  en atribuírselo a Benedetti y de paso ahorrarse los insultos contra el señor  Daniel Cézare.

En cuanto a Daniel  Cézare, ya comenté que  sólo tengo como referencia sus propias palabras. Al parecer  el cambio de autor se produjo al poco tiempo de ser escrito el texto; puesto que señala  haberlo escrito en el 2008 y, ya en ese año, se encuentran muchos sitios con el poema mal  adjudicado. En el blog "Mirando hacia adentro" un lector explica:

“El error lo cometió un estúpido que recibió el poema de Daniel Cézare y al leerlo por radio se lo atribuyó a Benedetti de puro ignorante. Fue en el 2008, cuando las patronales sojeras cortaban rutas y dejaban sin alimento a la población de Argentina apoyadas por los medios de comunicación y la clase media salía como una idiota a apoyarlos. De la misma forma que ahora insultan a Cristina y a otros funcionarios y en los setenta apoyaron a los militares”.

Lamentablemente este lector firma como "Anónimo" y eso le resta mucho valor a su testimonio. Ahora, el hecho al que se alude como motor de la inspiración para escribir "Poema a la clase media" está debidamente  registrado; se trata del lock out patronal del año 2008 en Argentina, en otras palabras, el paro y bloqueo de rutas y puertos que realizaron organizaciones empresariales del sector agro-ganadero y empresariales transportistas protestando contra la decisión del gobierno de aumentar las retenciones a las exportaciones de soja y girasol. Fue un conflicto a gran escala que ocasionó desabastecimiento en las ciudades y que incluyó acusaciones hacia el empresariado y algunos actores políticos de querer desestabilizar al Gobierno argentino. Cursó con desabastecimiento de las ciudades y con manifestaciones masivas tanto a favor como en contra del paro y fue en este contexto que la clase media argentina realizó cacerolazos en contra del gobierno y en apoyo a los empresarios sojeros. 

La motivación que Daniel Cézare  dice haber tenido para escribir y el tono del texto, muestran coherencia con los hechos  de la historia reciente en Argentina pero, eventualmente cualquiera podría hacer una interpretación de un texto y decir que lo escribió inspirado en tal y cual acontecimiento; en lo personal, no veo razones para no creerle al señor Cézare, toda vez que es el único que ha argumentado y pasado malos ratos tratando de aclarar el asunto.  Lo que es claro es que esto muestra el  cuidado que se debe tener al publicar o enviar trabajos por esta vía sin los debidos resguardos, sin embargo y como ya hemos visto que esto también le ha ocurrido a escritores consagrados pero no tan famosos, el sólo registro de una obra no los librará de que un día algún ocioso o un descuidado tome su texto, le estampe como autor a un escritor consagrado y comience a  esparcirlo  por la red,  pero al menos les dará más herramientas y veracidad para defender su derecho. 

En la página 4Vientos comentando este mismo tema, hay una pequeña biografía y referencia al blog del señor Daniel Cézare, donde  se muestra que  se trataría de un poeta y artista plástico, sin embargo, dichos datos no corresponden al señor en cuestión sino  a su hijo, Sebastían Daniel Cézare. Del señor Daniel Cézare sólo tengo una dirección de correo a la cual le hice llegar algunas consultas y, como ya alguien comentó en la página 4Vientos, es un señor  muy amable que se tomó la molestia en responderme y he aquí su correo:  

Estimada Vilma Vidal:
Le agradezco su mensaje. Es un placer recibir noticias de un país tan hermoso y de tan grandes poetas. Respecto a su consulta debo aclararle que no tengo libros publicados, recién este año saldrá la edición de un libro de cuentos titulado El comienzo y los cuentos anteriores. En cuanto a Sebastián Daniel Cézare, efectivamente es mi hijo menor, con quien tenemos en sociedad una pequeña librería en el barrio de Flores de la Ciudad de Buenos Aires, y es precisamente con  el sello de esta librería (El Farolito) que aparecerá el libro mencionado. Es posible que por insistencia de mi propio hijo y de mucha otra gente que me escribe con motivo de la muy amplia difusión del poema Clase Media, me anime a realizar un blog o algo semejante para colocar allí algunos poemas y cuentos a modo de promoción para la salida del libro. En realidad mi experiencia con Internet no ha sido muy satisfactoria, como habrá visto Usted misma, cuando en el 2008 traté de aclarar la autoría del poema (no por vanidad sino para evitar los insultos que le dirigían al bueno de Benedetti, que estaba por entonces muy enfermo) varios de esos "dueños de blogs", que adherían efusivamente a los conceptos del poema, luego caían en la contradicción mas absoluta al negarse a corregir su error.


Para finalizar quiero felicitarla por el blog que ha creado y por hacer bien las cosas desde el principio. Muchas personas quieren trascender en este mundo cibernético tan rápidamente que se olvidan de investigar seriamente los temas que desarrollan, lo cual lleva a la confusión de sus seguidores. 

Un cordial saludo
Daniel Cézare

Y bueno,  desde aquí le agradezco enormemente al señor Cézare  su respuesta, quedaré a la espera de su libro y espero que con el tiempo  su poema Clase Media vuelva íntegramente  a ser reproducido bajo su nombre, como siempre debió de  haber sido porque a nadie le agrada que un trabajo termine bajo otro nombre, no importa de quien se trate; a cada quien lo que corresponde.